REFUGIOS

Texto: M. Mónica Díaz

Ilustraciones: Mariana Iruzubieta y M. Mónica Díaz

 

Los murciélagos entran en semitorpor durante el día, reduciendo su temperatura corporal y consumo de oxígeno, y buscan refugio en ambientes naturales (como cuevas, huecos de árboles, corteza de los árboles, hojas, raíces) o en construcciones humanas (como edificios, puentes, campanarios, alcantarillas).  Son pocas las especies que modifican el ambientes para crear sus refugios, por ejemplo hacer huecos en termiteros (machos de Lophostoma silvicolum, Phyllostomidae), y la mayoría utiliza refugios existentes.  Algunos poseen especializaciones morfológicas asociadas al tipo de refugio que emplean, como es el caso de los miembros de la familia Thyropteridae quienes poseen ventosas para adherirse a las hojas de Heliconia (Rodríguez-Herrera et al., 2007).  La mitad de las especies de murciélagos utiliza plantas, o partes de ellas, como refugios, algunas sin modificar y otras modificadas por cortes, que se denominan “tiendas” las que pueden ser ocupadas principalmente por la especie que la construye y secundariamente por otras especies (Rodríguez-Herrera et al., 2007).

Refugios en Cuevas Naturales

Refugios en Ciudades

Refugios en los Bosques

Refugios en Puentes

Refugios en Casas

Refugios en Areas rurales

Rodríguez-Herrera, B., R. Medellín, and R. M. Timm. 2007. Murciélagos Neotropicales que acampan en Hojas: Neotropical Tent-roosting Bats. Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio), Santo Domingo de Heredia, Costa Rica, 178 pp.